Enlace a la Agencia Nacional de Meteorología

Enlace a la Agencia Estatal de Meteorología

Ayuntamiento de La Nava - Portal Turístico

Cambiar de Portal

Saltar a menú principal

Saltar a contenido

Buscador

Buscar : 

Menú para cambiar de Portal

Portal Turístico

Contenido

ESTAMOS EN: Ayuntamiento de La Nava (Huelva) > Portal Turístico > Historia

Valdegalaroza

La necrópolis de cistas de Valdegalaroza se ubica en la finca del mismo nombre, en el término municipal de La Nava (Huelva) y ha sido objeto de una intervención arqueológica, cuyos resultados preliminares presentamos en este trabajo. Esta necrópolis ya fue excavada en los años 70 por el director del Museo de Huelva, Mariono del Amo y sus materiales se conservaban inéditos en los fondos de esta institución. La excavación de Mariano del Amo, se centró en una sola tumba, mientras que la necrópolis está compuesta por 5 tumbas, de las cuales sólo se conserva, la cista que fue excavada y la que ahora ha sido intervenida. Las restantes tumbas se han visto destruidas por el expolio y saqueo.

La necrópolis de Valdegalaroza se inserta en aquellas localizaciones con pequeño o muy pequeño número de enterramientos, que son las que predominan porcentualmente en la comarca serana de Huelva. La disposición topográfica de los enterramientos está en torno a la cota de 500 m.s.n.m, a media ladera de un cerro con una altitud máxima de 526.5 m.s.n.m. La tendencia de la necrópolis es a agruparse, no encontrándose una gran distancia entre las tumbas, con un radio máximo de 15metros. El hábitat de la Edad del Bronce conocido que se encuentra a una menor distancia y al cual se puede asociar es La Bujarda. El paisaje del entorno corresponde al característico de la Sierra de Aracena, dehesas de encinas y alcornoques y con un sustrato geológico correspondiente a metavulcanitas ácidas del Precámbrico superior.

A pesar de las circunstancias que aconsejan la realización de la intervención en la necrópolis, el estado de conservación de la tumba que hemos excavado puede ser calificado de forma genérica de bueno. Ello constata con el estado general de conservación de la necrópolis de Valdegalaroza, así como de las restantes necrópolis de cistas de la comarca serrana de Huelva.

Las alteraciones postdeposicionales sufridas por la cista han sido:

* Derivadas del natural poroceso de erosión superficial, que ha afectado sobre todo el contenido de los enterramientos y especialmente a los restos óseos humanos.

  • Derivadas de la presión descendente de la ladera sobre la cámara hueca de la cista que ha provocado que las lajas se hayan vencido, hundido o desplazado hacia el interior de la tumba o en dirección Sur, de acuerdo con la orientación de la ladera donde se ubica la tumba.
  • La acción de obras privadas, con construcción de terrazas que pusieron al descubierto parte de la tumba
  • Derivadas de la vegetación, con la presencia de raíces, tanto en el exterior como en el interior de la tumba que han provocado procesos físicos y químicos.

Registro Arqueológico

Las tumbas de Valdegalaroza se insertan en el patrón de enterramientos en cistas, documentados durante el II milenio a.n.e en el Suroeste peninsular. Se caracterizan por una fosa de planta rectangular revestida de lajas en sus 4 lados y posteriormente recubierta con 1 o varias lajas horizontales que conforman una cámara.

Menú de complementos